Licenciataria General
para España de las Marcas:
Qualanod Qualicoat Qualideco Qualisteelcoat

Tenemos que empujar muy responsablemente

Publicada el: 18/05/2020

Carta del Presidente de AEA relacionada con la crisis provocada por la COVID-19

Estimados asociados:

De nuevo me pongo en contacto con vosotros deseando que sigáis bien en lo que a la salud respecta. Nos hemos acostumbrado a comenzar así las conversaciones, cuando en realidad, si lo pensamos fríamente, siempre debiéramos comenzar así; independientemente del virus.

Resulta difícil entender cómo se permiten viajes en avión completo al 100 % a destinos de vacaciones, manifestaciones en alguna de nuestras comunidades, o permanecer en terrazas de bares (o dentro) sin control del número de personas que hay ahí y sin ninguna medida preventiva; cómo se abren antes bares que colegios…. Resulta difícil de entender. Más y cuando a los profesionales que han de ir a una vivienda a colocar una cortina, un grifo, un enchufe, una ventana… no se les permite hacerlo.

Pese a todo, en nuestras empresas tenemos que ser muy responsables. Y pedir mucha responsabilidad. El mayor riesgo, en este momento, es la complacencia, la confianza en que esto ha pasado. Nuestro sector, a través de nuestras empresas ha de poner las medidas preventivas necesarias y suficientes, reunir al personal y comunicar bien a qué nos enfrentamos. No estar en aglomeraciones, huir de ellas; llevar siempre nuestra mascarilla cuando salgamos de casa; mantener distancias de seguridad; limpieza continua de las manos con el producto adecuado. Por lo visto, tardará bastante tiempo en que tengamos una vacuna; por tanto, es esencial que cambiemos nuestros hábitos. Y las empresas debemos erigirnos en transmisores de esa nueva forma de actuar. Es parte de nuestra responsabilidad.

Nuestro sector es capaz de fabricar más de 800.000 toneladas de perfil de aluminio al año. En 2019 debimos estar en torno a una fabricación real de 500.000 toneladas. Y en 2020, evidentemente, la cifra disminuirá sensiblemente, quizá hasta las 400.000 toneladas. Exportamos alrededor del 50 %. Los números hablan por sí solos. La oferta es muy superior a la demanda. Y esto hace que los mercados se tensen en lo concerniente a todo tipo de condiciones.

Ya Heráclito, hace más de 2000 años, averiguó que todo está en constante cambio. Y nuestro sector va a tener que reflexionar mucho sobre cómo rentabilizar nuestros negocios; también, en este aspecto, deberíamos cambiar nuestros hábitos. Hemos de trabajar mucho para encontrar los caminos de la competitividad. Y tenemos que encontrar los caminos del valor añadido, vendiendo este valor en contraposición a otros materiales, y haciéndolo valer en mercados que están muy lejos de estos valores.

La definitiva transición ecológica, la economía circular… son valores intrínsecamente relacionados con el aluminio. Y los tenemos que resaltar; desde la Asociación, y desde cada una de nuestras organizaciones. Tenemos que, en la medida de lo posible, dejar de ser vendedores de "commodities", ya lo nombré en mi anterior comunicado. Y sigo convencido de ello.

En mi pasada comunicación, ya exponía qué sectores aportan más al PIB y empleo en España. Mirad algunos datos frescos del primer trimestre de 2020: la industria supuso un 17,16 %; la construcción el 5,94 %; y en términos de empleo, la dinámica es similar. España tiene que lograr que la industria tenga, al menos, un peso del 20 %; porque es quien aporta un empleo sostenible y de calidad a nuestra actividad económica. Por ello, desde AEA estamos trabajando para trasladar a las Asociaciones empresariales principales, en este caso a CONFEMETAL, que a su vez traslada a CEOE, y también a través de CEPCO, nuestros criterios económicos en este momento. Y así hemos trasladado propuestas en materia laboral, en materia fiscal, en materia de sostenibilidad; en materia de formación; criterios para la reconstrucción de la industria en el sector de la construcción y automoción.

Hemos trasladado, además, cómo el sector de la rehabilitación tiene que ser un motor importante en nuestra actividad. Sabemos que, prácticamente, el 75 % de la vivienda existente en España es anterior al 2006, año en que apareció el CTE; por ello, las posibilidades de mejorar la eficiencia energética y acústica, la salubridad, y trabajar en mejorar la sostenibilidad de nuestros edificios, es importantísimo. Y el aluminio, nuestro sector, tiene que jugar un papel fundamental.

Esto significa que el Gobierno debe permitir ya que el sector de la rehabilitación se ponga en marcha. No se puede perder ni un minuto. Salvo que queramos que muchas de nuestras pequeñas industrias acaben cerrando sus puertas. Seguramente necesitarán, para adaptarse al futuro, mucha ayuda: no sólo institucional (en materia de financiación, formación, seguridad), sino también nuestra ayuda, en todos aquellos ámbitos donde podamos dársela. Ellos están dispuestos a cumplir los más exigentes protocolos de seguridad y salud, pero el Gobierno ha de dejarles trabajar. Con la máxima seguridad, pero deben volver a la actividad inmediatamente.

A las empresas de AEA, en la medida de nuestras posibilidades, corresponde esforzarnos en apoyarlos. Evitar, a toda costa, la asfixia financiera; debemos actuar con racionalidad, pero también con generosidad. Debemos apostar por los empresarios y por las empresas. Son los clientes los que hacen más grande a nuestro sector.

Igualmente, es necesario tener en cuenta que el 50 % de la fabricación española de perfil de aluminio se exporta. Esta pandemia ha afectado de forma desigual a los diversos países. Unos están ya abriendo con fuerza, y otros tardarán un poquito. Tenemos que estar preparados para esta apertura, con el fin de mantener el prestigio de nuestro sector en todo el ámbito internacional. De esta manera, no solo mantenemos dicho prestigio, sino que aportamos nuestro granito de arena en mantener y aumentar el prestigio de la industria española, que tanto nos hace falta.

En las próximas horas vamos a tener una reunión importante con los responsables de la Organización de VETECO. Como sabéis, hacia finales de año debería realizarse la Feria. Ya tuvimos que suspender la primera reunión de Organización debido al uso de IFEMA para la celebración de la Cumbre del Clima COP-25. Recientemente el recinto ferial se ha utilizado como Hospital para ampliar los servicios sanitarios de la Comunidad de Madrid, por cierto, imprescindible en el buen devenir de los acontecimientos.

En AEA hemos realizado una encuesta pidiendo parecer al respecto de si debe celebrarse o no la Feria. El resultado ha sido abrumador en el sentido de aplazar la Feria hasta el año próximo. Nosotros trasladaremos este parecer al Comité Organizador, para que luego tomen la decisión más oportuna. Parece coherente hacerlo así en un año en el que necesitamos, primero, anteponer la seguridad a todos nuestros objetivos principales, segundo, es de esperar que la presencia de visitantes en VETECO no fuese la necesaria, y mucho menos la afluencia de visitantes extranjeros.

Parece evidente que esta crisis, mundial, sanitaria, nos va a transformar. Jacinto Benavente lo expresaba muy bien: “La vida es como un viaje por la mar; hay días de calma y días de borrasca; lo importante es ser un buen capitán de nuestro barco”. Pues eso necesitamos. Que quien está al frente de las empresas tengan el acierto de llevar todas ellas a buen puerto por el camino de la rentabilidad, imprescindible para sostenernos en pie. Seamos suficientemente creativos, tomemos el timón con manos y brazos férreos, mantengamos el rumbo. Seamos flexibles donde haya que serlo. Demos tranquilidad a nuestros equipos. Y demos el máximo apoyo a nuestros clientes; de todos es el futuro. Un futuro que, con toda seguridad, será espléndido, no sin haberlo trabajado bien y mucho.

Un saludo afectuoso para todos.

Armando Mateos Presidente